Descripción del proyecto

Aromaterapia familiar

La aromaterapia se refiere al uso de aceites esenciales con fines terapéuticos.
Se ha demostrado científicamente el alto  poder curativo de muchos aceites esenciales y se usan para tratar enfermedades infecciosas y para protegerse de epidemias. Se denomina aromaterapia familiar el uso de los aceites esenciales dentro del ámbito familiar. Los aceites esenciales son unos excelentes aliados de la salud y podemos tratar un sinfín de dolencias comunes y universales: resfriados, gripe, enfermedades ORL, problemas digestivos, estrés, insomnio, depresión leve, dolores musculares y articulares.

La gran complejidad de sus composiciones bioquímicas hace  de los aceites esenciales unos productos naturales únicos. Son eficaces porque contienen varios principios activos. La actividad de un aceite esencial depende de la combinación de sus moléculas aromáticas. Estás moléculas aromáticas tienen propiedades terapéuticas.

Al ser poderosos concentrados de moléculas aromáticas, los aceites esenciales son mucho más potentes que las hierbas secas. Algunos de ellos contienen más de 200 compuestos químicos (por ej. la lavanda). Su complejidad les confiere la particularidad única de poder actuar de forma global tanto sobre el cuerpo como sobre la mente.

Poseen numerosas propiedades terapéuticas, casi todos tienen el poder de eliminar los agentes patógenos responsables de muchas enfermedades infecciosas (microbios, hongos, virus).
Los aceites esenciales son de gran ayuda en procesos inflamatorios, alivian y calman el dolor. Nos ayudan en caso de desórdenes digestivos. Algunos son inmunoreguladores. Son muy eficaces para tratar todas las infecciones invernales (gripe, resfriados, catarro, rinitis, rinofaringitis, etc.). Reequilibran tanto física como emocionalmente.
Algunos de ellos son de gran ayuda para paliar los efectos del estrés sobre nuestra salud.
Con un mismo aceite esencial podremos tratar dolencias distintas. La lavanda es un buen ejemplo de ello. Con este aceite esencial podemos tratar tanto trastornos del sueño, ansiedad, estrés como dolor de garganta, piojos, picaduras de insectos y también lo usaremos para el cuidado del cabello o para las quemaduras.

Considerando el amplio espectro de actuación y las cantidades ínfimas necesarias podemos considerar que los aceites esenciales son económicos.

Actualmente se están llevando a cabo muchas investigaciones científicas  para usar los aceites esenciales como alternativa a los antibióticos ya que el cuerpo médico se encuentra cada vez más con la problemática de las bacterias patógenas resistentes a los antibióticos. Se ha podido comprobar que algunos aceites esenciales potencian la acción y la eficacia de los antibióticos. Otra de las posibles aplicaciones que ha despertado mucho interés es la propiedad viricida de ciertos aceites esenciales.

“La aromaterapia no es una simple medicina natural y de moda. Es un medio para conseguir equilibrio y desarrollo físico, psíquico y espiritual, y en verdad uno de los más valiosos instrumentos para el mejoramiento de uno mismo puesto a nuestra disposición por la Naturaleza.”

Philippe Mailhebiau